El Santo del Día

donate Books CDs HOME updates search contact

San Toribio de Mogrovejo, 23 de marzo

Prof. Plinio Corrêa de Oliveira

Selección biográfica

Toribio Alfonso de Mogrovejo nació en 1538 en Mayorca, España, en una familia noble. Desde la niñez, su disposición se volvió hacia la virtud y contra el pecado. También tenía una gran devoción a la Santísima Virgen. Rezaba su Oficio y el Rosario todos los días y ayunaba los sábados en su honor. Tenía una inclinación natural por lo académico y estudió Derecho en Valladolid y Salamanca.

En reconocimiento a su virtud y erudición, el rey Felipe II lo nombró juez superior del Tribunal Supremo de Granada y jefe de la Inquisición en la misma ciudad. Desempeñó este cargo de manera excepcional durante cinco años.



Felipe II nombró a San Toribio Mogrovejo jefe de la Inquisición en Granada. La imagen muestra una sesión de la Inquisición dirigida por un obispo.

En 1580, cuando quedó vacante la Sede Episcopal de Lima, Perú, el Rey lo eligió para ocupar este cargo. Toribio protestó que no era digno del honor y usó su conocimiento de la ley de la Iglesia para impugnar el nombramiento. Fue revocado, consentido y ordenado sacerdote y consagrado obispo para cumplir con sus nuevas obligaciones. Llegó a Lima, Perú para asumir su cargo en 1581 a los 43 años.

Su diócesis era inmensa y la moral del clero y los laicos españoles estaba muy lejos de ser perfecta. También descubrió que la población india estaba siendo explotada y perseguida. Esto no desanimó a San Toribio. Por el contrario, resolvió aplicar las decisiones del Concilio de Trento para reformar la región.

Dotado de una prudencia excepcional y un gran celo, comenzó con una reforma del clero. Se mostró inflexible ante cualquier escándalo moral. Se convirtió en el azote de los pecadores públicos y el protector de los oprimidos. Por eso fue fuertemente criticado y perseguido, pero recibió el apoyo del virtuoso Virrey recién llegado a Lima, Don Francisco de Toledo.

Así logró la reforma moral que se había propuesto hacer. Siempre hizo todo lo posible para salvar almas, desde las más grandes hasta las más pequeñas. Ofreció su protección a los indios y, incluso a una edad avanzada, aprendió muchos de sus dialectos para poder enseñarles el Catecismo. Su acción vigorosa estuvo iluminada por una intensa vida espiritual - ofreciendo misas, confesiones frecuentes así como meditaciones, largas horas de oración y severas penitencias.

En visita diocesana, San Toribio enfermó de fiebre en Pacasmayo y solo pudo llegar a la ciudad de Santa, lejos de Lima. Previó su muerte y distribuyó sus pertenencias a sus sirvientes y el resto de su propiedad a los pobres. Murió con las palabras de Jesucristo en sus labios: "Señor, en tus manos encomiendo mi espíritu". El gran apóstol del Perú murió el 23 de marzo de 1606.

Comments of Prof. Plinio:

Es una biografía muy bonita. Elegiré algunos puntos de la lectura para comentar.

Primero , naturalmente, está la gran devoción de este santo a Nuestra Señora. Sin devoción a Nuestra Señora no hay santidad, y en cierto sentido, la devoción a Nuestra Señora es la medida de la santidad.



El rey Felipe II y la reina Ana María, su esposa

Un segundo punto interesante es que el rey Felipe II se fijó en este hombre muy piadoso y lo llamó a ejercer un cargo importante en el Poder Judicial. Aquí puedes ver la diferencia con nuestros tiempos. ¿Quién de ustedes ha escuchado algo similar sobre los presidentes de hoy? Por ejemplo, el presidente X estaba en este o aquel lugar y escuchó acerca de un hombre muy religioso, uno que ayunó, hizo penitencias y rezó el Oficio de Nuestra Señora. Al conocer a este hombre, el presidente quedó tan impresionado por sus virtudes que lo invitó a asumir un cargo importante en el Poder Judicial. Imagino que nadie ha oído hablar de tal cosa. Nadie piensa que esto pueda suceder, porque hoy la gente sabe que ninguno de los Jefes de Estado actuales elige a sus funcionarios de gobierno por ser piadosos y virtuosos.

Pero Felipe II invitó a San Toribio a asumir un cargo importante. ¿Cuál? Ser juez superior del Tribunal Supremo y presidente de la Santa Inquisición contra la perfidia de los herejes. Con esto, nuestro Santo se transformó en perseguidor de herejes. Fue un hombre que dejó la fresca sombra del santuario, la serenidad de una vida de piedad y estudio para convertirse en el látigo de los herejes. No veo ninguna contradicción entre estos dos estilos de vida; son complementarios. Y el texto nos dice que San Toribio ejerció tan bien su oficio que fue ascendido, fue elegido obispo del Perú.

Ves el gran prestigio que tenía la santidad en ese momento, y cómo se consideraba un elemento indispensable para mantener un buen gobierno. Felipe II comprendió que sólo un santo podía acabar con la corrupción moral en la que se hundía el Perú; sólo un santo podría traer un estilo de vida y una civilización católicos a la Colonia. La principal preocupación del rey no era el dinero, ya que la propaganda revolucionaria gusta de difundirse sobre los reyes españoles y portugueses de la época. ¿Cuál fue la ventaja monetaria para Felipe II al enviar a un hombre de esta capacidad y valor moral a hacer reformas espirituales en el Perú? Ninguno. Más bien, su preocupación era consolidar la Realeza de Nuestro Señor en el Perú.



San Toribio jugó un papel fundamental en la construcción de la Catedral de Lima, arriba

En Perú, San Toribio comenzó a actuar. Se convirtió en el azote del mal clero. Creo que un santo auténtico tiene que ser una lacra no solo del vicio en teoría, sino también de la gente mala. Por eso, decidió reformar el clero. Para llegar a su fin, contó con el apoyo, la virtud y el prestigio de otro hombre que Felipe II había enviado al Perú para ejercer el papel de virrey, don Francisco de Toledo.

Santa Teresa de Ávila solía llamar a Felipe II "nuestro santo rey Felipe". Así había en ese momento un rey de España muy católico, un obispo de Lima que era santo y un virrey del Perú muy virtuoso. ¡Qué buena situación! ¡Qué diferente de nuestro tiempo! ¡Qué gran caída hemos experimentado! Creo que una de las principales tentaciones que tenemos es pensar que estamos viviendo en una situación normal. Hemos perdido la noción de la altura de la que hemos caído.

Pío XII hizo esta observación muy inteligente y profunda. Solía ​​decir que el pecado más grave que cometió el hombre en el siglo XX fue haber perdido la noción de pecado. Nunca podemos enfatizar demasiado esta verdad.

Bueno, algo similar ha ocurrido con respecto a la realidad social. Hemos perdido la noción de lo que debería ser el orden social normal. Hemos perdido el punto de referencia de nuestra propia decadencia. Lo normal no es vivir como lo hacemos, sino tener santos como obispos, tener un católico ardiente como rey y un hombre virtuoso como virrey.

A San Toribio de Mongrovejo, que luchó contra la corrupción de su tiempo, deberíamos pedirle fuerzas para luchar contra la situación general de impiedad y neopaganismo que impera en la actualidad, y que no lo considere normal. Debemos pedir a este Santo, que fue inquisidor, la gracia de derrotar a la Revolución, este movimiento que está destruyendo la Civilización Católica. También debemos pedirle la reinstalación de una orden verdaderamente católica y contrarrevolucionaria, anunciada por Nuestra Señora en Fátima, que será el Reino de María.


Tradition in Action



sr plinio
Prof. Plinio Corrêa de Oliveira
El Santo del día Las características más destacadas de la vida de los santos se basan en los comentarios realizados por el fallecido Prof. Plinio Corrêa de Oliveira. Siguiendo el ejemplo de San Juan Bosco, quien solía hacer charlas similares para los chicos de su colegio, cada tarde era la costumbre del profesor Plinio hacer un breve comentario sobre las vidas del santo del día siguiente en una reunión para jóvenes con el fin de alentarlos en la práctica de la virtud y el amor por la Iglesia Católica. TIA pensó que sus lectores podrían beneficiarse de estos valiosos comentarios.

Los textos de los datos biográficos y los comentarios provienen de notas personales tomadas por Atila S. Guimarães de 1964 a 1995. Dado que la fuente es un cuaderno personal, es posible que a veces las notas biográficas transcritas aquí no sean rigurosas siguiendo el texto original leído por el Prof. Plinio. Los comentarios también se han adaptado y traducido para el sitio de TIA.



El Santo del Día  |  Inicio  |  Books  |  CDs  |  Search  |  Contact Us  |  Donate

Tradition in Action
© 2002-   Tradition in Action, Inc.    All Rights Reserved