El Santo del Día

donate Books CDs HOME updates search contact

Santiago de Tarentaise, 28 de enero

Prof. Plinio Corrêa de Oliveira

Selección biográfica:

Santiago, un noble caballero de Siria, sirvió al rey de Persia en el siglo V.

Un día, presente en el martirio de algunos católicos, se convirtió. Se fue a Occidente, ingresó al sacerdocio y fue consagrado obispo. Fue enviado a la región de los Alpes donde los habitantes eran descendientes de rudas bandas de bárbaros de la Galia que habían luchado contra los romanos. Aunque el pueblo de Tarentaise había sido cristianizado a través de las ciudades vecinas Arns y Lyons, allí había sucedido, como en tantas otras regiones de la Galia, que la primera predicación se había ahogado por la avalancha de bárbaros que seguían cruzando los Alpes.

constructures

La gente que construye la iglesia
Aunque eran paganos, la gente de Tarentaise recibió con fervor al nuevo obispo. Después de su primer sermón, los campesinos se arrodillaron a sus pies y le pidieron el bautismo. Santiago, contento de haber encontrado un pueblo fiel, comenzó la construcción de una iglesia. Para ello, envió hombres a cortar madera en los grandes bosques. Estos grandes baúles fueron arrastrados por bueyes hasta la obra.

Una leyenda cuenta que cierto día un gran oso salió del bosque, atacó y mató a uno de los bueyes y comenzó a devorarlo. Los temerosos trabajadores corrieron hacia el Santo para contarle lo sucedido.

Santiago se acercó a la bestia y le dijo:
“Yo, Santiago, siervo de Cristo, te ordeno, oh bestia repulsiva e indómita, que inclines tu salvaje cabeza en el nombre del Señor. Te ordeno continuar el trabajo que acabas de interrumpir y tomar el lugar del buey que mataste”.
Tan pronto como dejó de hablar, el oso inclinó la cabeza para recibir el yugo del buey. El propio St. James lo amarró al carro. La gente miraba asombrada este espectáculo. Cuando llegó el momento de liberar al oso, algunos de los jóvenes tenían miedo y querían matarlo. Pero el Santo lo impidió. De nuevo se acercó al oso y le ordenó a la bestia que regresara al bosque y que nunca más volviera a repetir tal acto en el pueblo de Tarentaise.

Después de eso, Santiago terminó la construcción de la iglesia, que dedicó a San Esteban, el primer mártir.

Comentarios del Prof. Plinio:

Uno puede ver los caminos de la Providencia que se manifiesta de varias maneras en esta historia. El milagro que aquí se relata es tan simple y de carácter popular que si no fuera obra de Dios, uno se inclinaría a sonreír, porque tiene la misma franqueza y sencillez de los campesinos para los que fue hecho.

Entonces, para conmover a esos campesinos de Suiza, Dios usó una forma sencilla de mostrarse. Puede imaginarse que esos buenos y semibárbaros campesinos alpinos de esa época quedaron profundamente impresionados por un incidente tan simple y llamativo que no exigió ningún giro complejo de la mente para llegar a la conclusión. El episodio, como la gente, fue directo al grano. Esto es lo que se puede ver aquí.

La Providencia se ocupa de cada pueblo según su psicología. Las parábolas relacionadas en el Evangelio también se adaptaron a la sencillez de ese pueblo, aunque la sencillez del pueblo judío no era la misma que la del pueblo suizo del siglo V. El resultado es que las parábolas del Evangelio son mucho más ricas en significado. Hay que tener en cuenta que si bien las parábolas del Evangelio se dirigieron inmediatamente al pueblo judío, también se dirigieron remotamente a todos los pueblos de todos los tiempos, a todos los hijos de Dios. Por eso, pueden entenderse en muchos niveles. Pero esta última característica no les impide ser ante todo parábolas para el pueblo.

mancart 
Aquí, el milagro que se relata parece ser un hecho histórico auténtico y también tiene el significado de una parábola. El milagro descrito es fácil de entender. Está relacionado con la construcción de una iglesia, obra pública hecha en común. En lugar de cobrar impuestos a la gente, las autoridades de esa época solían pedirles que ayudaran a construir obras públicas. Entonces, era costumbre que las personas se reunieran para un trabajo como este.

Pueden imaginarse al pueblo suizo de esa época trabajando juntos para construir una iglesia y utilizando bueyes para transportar materiales desde el bosque hasta el claro. Los bueyes arrastraban pesados ​​troncos de enormes pinos desde los bosques vírgenes hasta el lugar donde se erigía la iglesia. Esos bosques también estaban repletos de animales salvajes y feroces. Entre ellos, osos.

No es difícil imaginar la hermosa escena al pie de una montaña llena de pinos con la nieve aún pegada a sus ramas. Algunos de los pinos ya habían sido cortados y se estaban preparando para llevarlos al sitio donde la iglesia ya comenzaba a levantarse. Los campesinos conducían bueyes con troncos de árboles montaña arriba hasta ese sitio. El Santo dirigía la obra, que se desarrolló en un ambiente de recogimiento y piedad, con la pureza y rectitud de la naturaleza suiza. Rompiendo el silencio fue la voz del Santo dando directivas, el gruñido de los bueyes, y las palabras ahogadas de los campesinos con sus toscos abrigos de piel hablando aquí y allá.

oso
De esta calma, el estado de ánimo cambió repentinamente al terror. Un oso enorme emergió del bosque, como un demonio. Se arrojó sobre un buey. Se ve que los campesinos no opusieron resistencia. El texto no habla de ninguna reacción. Estaban paralizados. Es decir, la entrada del oso y la matanza del buey provocó un miedo terrible. Lo más probable es que los campesinos que estaban allí le dieran gracias a Dios porque el oso solo había atacado a un buey y no a un hombre. Probablemente estaban listos para huir, pero en cambio se dirigieron al Santo, a través de quien la voz de la Providencia habló por este pueblo, con el pensamiento de que él podría remediar la situación.

En este punto de la narración, uno podría esperar que la historia llegue al final clásico. El Santo le daría una bendición al oso, y el oso volvería dócilmente al bosque. El Santo pondría su mano sobre el buey, y el buey sería revivido y volvería a trabajar. Este sería el estilo clásico, pero no fue así.

Estamos en la Alta Edad Media, época a la que Nuestra Señora adornó con el carisma de la lucha. El problema no se resuelve con una bendición, sino con una orden imperiosa:
“Tú, oh oso, agente del diablo, factor adverso de una naturaleza que se volvió hostil al hombre después del pecado original, por orden de Dios y de este siervo de Dios, debes servir. Ven acá."
Y el oso obedeció dócilmente. Se acercó e inclinó la cabeza para recibir el yugo del buey en su cuello.
"Y ahora, estarás enganchado y trabajarás".
Bien puede imaginarse el asombro de aquellos campesinos al ver al oso obedecer dócilmente estas órdenes. Ciertamente esos campesinos en ocasiones habían sentido revueltas interiores contra las directivas del Santo. Entonces, cuando vieron la docilidad del oso, podrían haber imaginado que el Santo podría conocer esas revueltas y enviar al oso contra ellas. Probablemente se cuidaron de mantener la distancia y no trabajar demasiado cerca de ella. Así, si bien aceptaron la colaboración del oso en la obra, aún no habían abandonado las fuertes sospechas en su contra.

Cuando el trabajo estuviera terminado, ¿volvería el oso a su ferocidad normal? Algunos de los hombres temían que pudiera ocurrir y pensaron que sería mejor matarlo. Quizás uno buscaba su propio beneficio y quería vender la piel, otro quería la carne, aunque probablemente sería dura. Querían matar al oso.

El Santo mostró una extraordinaria delicadeza. Aunque el oso era un animal sin derechos, había colaborado en la construcción de la iglesia. Por eso, se convirtió en objeto de bondad del Santo. El Santo, entonces, protegió al oso y lo envió con vida al bosque.

La iglesia fue terminada y dedicada al gran San Esteban, el primer mártir, un final perfecto para la historia.

Este episodio sirve para transportarnos a aquellos inicios inocentes de la Edad Media cuando existía una presencia tan especial de lo sobrenatural entre la gente sencilla.


Tradition in Action



sr plinio
Prof. Plinio Corrêa de Oliveira
El Santo del día Las características más destacadas de la vida de los santos se basan en los comentarios realizados por el fallecido Prof. Plinio Corrêa de Oliveira. Siguiendo el ejemplo de San Juan Bosco, quien solía hacer charlas similares para los chicos de su colegio, cada tarde era la costumbre del profesor Plinio hacer un breve comentario sobre las vidas del santo del día siguiente en una reunión para jóvenes con el fin de alentarlos en la práctica de la virtud y el amor por la Iglesia Católica. TIA pensó que sus lectores podrían beneficiarse de estos valiosos comentarios.

Los textos de los datos biográficos y los comentarios provienen de notas personales tomadas por Atila S. Guimarães de 1964 a 1995. Dado que la fuente es un cuaderno personal, es posible que a veces las notas biográficas transcritas aquí no sean rigurosas siguiendo el texto original leído por el Prof. Plinio. Los comentarios también se han adaptado y traducido para el sitio de TIA.



El Santo del Día  |  Inicio  |  Books  |  CDs  |  Search  |  Contact Us  |  Donate

Tradition in Action
© 2002-   Tradition in Action, Inc.    All Rights Reserved